El Estado no tiene porqué ser aburrido ¡conoce a gov.co!

¿Sabes que es GOV.CO?

¿Sabes que es GOV.CO? Conócelo aquí

  • 24 de octubre de 2020 10:08:13 PM
  • ESP | ENG |
DNP

 Trabajo en casa disminuye emisión de gases contaminantes e impulsa la transformación digital

09/09/2020 16:00

Bogotá, 9 de Septiembre de 2020. El Departamento Nacional de Planeación (DNP) calculó la reducción en la huella de carbono de sus colaboradores que, para evitar el contagio del COVID-19, están trabajando desde casa. Los resultados obtenidos muestran el efecto positivo que esta medida tiene para el ambiente.


Según el análisis realizado, se estima que, en un año de trabajo en casa, los más de mil colaboradores del DNP dejarían de emitir por sus desplazamientos alrededor de 470 toneladas de CO2 equivalente, huella de carbono que para compensarse necesitaría la siembra de casi 300 hectáreas de bosque, lo que representa 2,6 veces el área del Parque Simón Bolívar.

La encuesta empleó la plataforma Calculapp que tiene disponible el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC). Esta herramienta estima la huella de carbono generada por los desplazamientos, al hacer un recuento aproximado de las emisiones de CO2 (dióxido de carbono) equivalente, que se producen por los trayectos que se efectúan entre el hogar y la oficina.

Este mismo ejercicio se llevó a cabo para los aproximadamente 1,5 millones de personas en Bogotá que podrían trabajar desde casa, utilizando las tecnologías de información y comunicaciones para cumplir con las cargas laborales asignadas.

Si se promueve que ese número de bogotanos trabajen tiempo completo de manera remota durante un año, se dejarían de emitir por sus desplazamientos entre 648.000 y 937.000 toneladas de CO2 equivalente, cantidades similares a las que generaría un parque automotor constituido por 128.000 o 186.000 vehículos de gasolina, respectivamente, en un año.

Se estima que esta reducción contribuiría entre el 1,8% y el 2,6% al cumplimiento de la meta establecida en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, asociada a disminuir las emisiones de gases efecto invernadero en 36 millones de toneladas de CO2 equivalente. 

Más experiencias

Si bien esta modalidad de trabajo ha tomado fuerza en medio de la pandemia, su implementación ya había sido promovida en el pasado por países como el Reino Unido, en el que para 2012 se lanzó la iniciativa "Anywhere working", estrategia que buscaba alentar a las personas a buscar trabajos más flexibles.

Estudios estiman que, para ese país, el ahorro anual en emisiones que se generarían por los desplazamientos evitados de las más de 4 millones de personas que podrían trabajar desde casa, alcanzarían los 1,76 millones de toneladas de CO2 equivalente. 

Aunado a los beneficios mencionados, el trabajo en casa contribuye a la mejora de la calidad del aire, ayudando a la disminución de la incidencia de enfermedades respiratorias. Asimismo, se han identificado otros beneficios tales como la reducción en los niveles de ruido y su aporte en la minimización del impacto que ha tenido el COVID-19 en la economía.

En el mismo sentido, tanto la Unión Europea como China, han incluido la transformación digital como una estrategia clave dentro de sus planes de recuperación pos-COVID-19, luego de que la pandemia forzara al trabajo remoto y a que le exigiera a las empresas y a sus empleados una mayor capacidad en cuanto a competencias y actualización tecnológica.

El ejercicio realizado por el DNP destaca que el trabajo en casa no es solamente una solución para afrontar la pandemia mundial, sino una buena práctica para abordar la crisis climática, e impulsar el desarrollo digital del país. Si el trabajo en casa se diera de forma masiva y continua en entidades públicas y en el sector privado, se obtendrían resultados contundentes en beneficio de nuestro planeta y en pro de una recuperación sostenible.

Transformación digital

Precisamente, la transformación digital del país ya era una prioridad del Gobierno nacional desde antes de la pandemia, y será uno de los elementos fundamentales para la reactivación económica. Entre 2019 y 2020 se han aprobado documentos de política que son clave para esta transformación, como el CONPES 3975 Política Nacional de Transformación Digital e Inteligencia Artificial, el CONPES 3988 Tecnologías para Aprender, y el CONPES 3995 Política Nacional de Confianza y Seguridad Digital. En su conjunto, estas políticas fortalecerán la adopción tecnológica, la innovación digital y las capacidades de los ciudadanos para un uso seguro de la tecnología. 

Por otra parte, la Unión Internacional de Telecomunicaciones, organismo especializado de las Naciones Unidas para las tecnologías de la información y la comunicación, publicó en febrero de 2020 un comunicado que indica que, se prevé que durante el periodo 2020-2030 la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero por la industria de las TIC se deba principalmente a la adopción de fuentes de energía renovable y baja en carbono. Y complementa que, las empresas de TIC irán alcanzando una eficiencia energética cada vez mayor incentivadas por los ahorros y las oportunidades de ingresos derivados de la capacidad de las TIC por aumentar la eficiencia energética de otros sectores industriales.

El uso de tecnologías de información y comunicaciones tiene el potencial de aportar en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en gran parte de las actividades humanas, a través del avance de soluciones para educación, salud, entretenimiento, gestión financiera y gestión energética, entre otras.

Por esa razón, entre las propuestas estratégicas del enfoque de reactivación y repotenciación económica resiliente y sostenible que está desarrollando el DNP, se destaca la "infraestructura sostenible en ciudades inteligentes transformadas digitalmente", con la que se propone actualizar el Sistema de Ciudades usando un enfoque moderno y sostenible.

La aceleración de la transformación digital y la consolidación de ciudades sostenibles contribuye a tener una mejor calidad del aire y a la disminución de las emisiones de GEI generadas por los desplazamientos y las ineficiencias en las cadenas logísticas y la movilidad. Al reducir esto, gracias a las TIC, se disminuye el riesgo de enfermedades pulmonares y así la vulnerabilidad frente al impacto de virus como el que estamos viviendo con la actual pandemia.


Imprimir Comparte esta publicación Compartir en Facebook Compartir en Twitter
ARCHIVO
Número de visitas: