El Estado no tiene porqué ser aburrido ¡conoce a gov.co!

¿Sabes que es GOV.CO?

¿Sabes que es GOV.CO? Conócelo aquí

  • 20 de abril de 2021 10:58:59 PM
  • ESP | ENG |
DNP

 12% de hombres y 6% de mujeres adolescentes tienen primera relación sexual antes de los 14 años.

16/04/2015 17:00

  • El embarazo adolescente golpea a muchas familias en Colombia.
     
  • El DNP revela resultados de una evaluación realizada en municipios piloto de la estrategia de prevención del embarazo en la adolescencia. Las cifras del fenómeno son alarmantes.
     
  • En 2010 la proporción de adolescentes madres o embarazadas alcanzaba el 19,5 por ciento. La meta es que en 2015 esta proporción baje al 18 por ciento.
 
Bogotá. El embarazo adolescente está golpeando a un gran número de familias en Colombia y ese fenómeno se evidencia en fenómenos como una mayor pobreza, deserción escolar en edades tempranas y violencia sexual, entre otros.
 
Según cifras oficiales, un 12 por ciento de hombres y un 6 por ciento de mujeres adolescentes tienen su primera relación sexual antes de los 14 años, y el fenómeno se presenta en todas las regiones del país.
 
Solo en el tema de deserción escolar, el efecto del embarazo en la adolescencia es inquietante si se tiene en cuenta que muchos jóvenes interrumpen sus estudios porque quedaron en embarazo o están esperando su primer hijo.
 
De acuerdo con una evaluación hecha en 192 municipios del país, un 9 por ciento de los adolescentes interrumpen el colegio por diversas razones, y si esta cifra se toma como un 100%, un 29% corresponde a casos de embarazo (28% mujeres y 1% hombres). Las mujeres adolescentes tienen, en la mayoría de casos, relaciones sexuales con hombres mayores de edad.
 
De hecho, se encontró que las mujeres en el rango de edad estudiado (14 a 19 años) tienen mayor probabilidad de riesgo de engendrar un hijo que los hombres.

"El resultado indica que más de un tercio de las mujeres que no terminaron educación primaria tuvieron la primera relación antes de los 15 años, mientras que el 40 por ciento de los jóvenes con actividad sexual tuvo por lo menos una relación no protegida", dice el director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Simón Gaviria Muñoz.

Las regiones Orinoquía-Amazonía y Pacífico son las más afectadas por el embarazo entre adolescentes, aunque zonas como el Caribe, los Santanderes, Antioquia y Bogotá no son ajenas a esa realidad que los expertos consideran como una las mayores trampas de pobreza en una sociedad.
 
Según una evaluación adelantada por el Departamento Nacional de Planeación (DNP) en 2014, en municipios que hicieron parte del piloto de la estrategia de prevención del embarazo en la adolescencia (Documento CONPES Social 147 de 2012), el 5 por ciento de los hombres y el 14 por ciento de las mujeres entre 14 y 19 años han tenido un embarazo o están esperando su primer hijo.
 
El documento estableció que para la implementación de una estrategia nacional de prevención se adelantaría un proyecto piloto en 192 municipios, de los cuales se evaluó una muestra representativa en 53 de ellos.
 
La  edad promedio de la primera relación sexual está entre los 14 y 15 años y es menor en hombres que en mujeres. Cerca del 12 por ciento de los hombres y del 6 por ciento de las mujeres dicen haber iniciado sus relaciones sexuales antes de cumplir los 14 años.
 
Hay diferencias significativas entre las zona urbana y rural. Mientras en la primera, la frecuencia del embarazo adolescente es del 14 por ciento, en la segunda está alrededor del 20 por ciento.
Así lo evidencia el resultado de la evaluación de la estrategia tanto de prevención del embarazo adolescente como de la promoción de proyectos de vida para niños, adolescentes y jóvenes de entre seis y 19 años.
 
La evaluación que estuvo a cargo de la Unión Temporal Econometría Consultores y SEI S.A. y fue contratada por el Departamento Nacional de Planeación (DNP), se adelantó entre noviembre de 2013 y julio de 2014, y los resultados fueron tenidos en cuenta para definir las acciones de prevención y reducción del embarazo adolescente en el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 'Todos por un nuevo país' que se debate en el Congreso.
 
Como meta a 2015, la proporción de adolescentes madres o embarazadas baja al 18 por ciento desde el 19,5 por ciento registrado en 2010.
 
Esta evaluación es el primer ejercicio de este tipo que se hace en el país, y el objetivo es el levantamiento de una línea base para seguirle la pista al fenómeno a mediano y largo plazo.
 
"El estudio se realizó a partir de una muestra de 5.266 encuestas que cubrió niños, adolescentes y jóvenes de 10 a 19 años, con representatividad en ocho regiones (Amazonía, Orinoquía, Bogotá, Caribe, Centro y Santanderes, Eje Cafetero y Antioquia, y Pacífico). Para complementar la información, se realizaron otras 3.649 encuestas a padres y cuidadores" sostiene Gaviria Muñoz.
 
Entre las adolescentes que viven en zonas urbanas y rurales se observa otra diferencia importante en la interrupción voluntaria del embarazo, pues el fenómeno es muy superior en las primeras (13 por ciento) y marginal en las segundas (menos del 1%).
 
Con respecto al tema de la violencia sexual, en promedio, el 8 por ciento de los hombres y el 9 por ciento de las mujeres respondió haber sido una víctima de ese flagelo.
 
La mayoría de los jóvenes (59% de los hombres y 63% de las mujeres que respondieron el ejercicio) afirma que son los padres quienes deberían ser su principal referente de información sobre derechos humanos, sexuales y reproductivos.
 
Variables evaluadas
 
Para responder las preguntas de la encuesta se incluyeron 22 variables y se diseñaron tres tipos de formularios: uno, para padres, madres y cuidadores; otro, para niños, adolescentes y jóvenes y, un tercero, con preguntas de las experiencias vividas para menores de 14 años.
 
Dentro de  las variables se tuvieron en cuenta, entre otras, las siguientes: exposición al riesgo de embarazo, anticoncepción, fecundidad, escolaridad, actividades relacionadas con salud sexual y reproductiva, costos de acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva, percepción de metas en el futuro, estructura del hogar, nivel educativo y violencia.
 
En sus respuestas, los jóvenes reconocen -además de sus padres- al colegio como una de las principales fuentes de información sobre sexualidad. Caso contrario ocurre con las entidades públicas, ya sean municipales, departamentales o nacionales, pues no son percibidas como válidas para esa labor.
 
A partir de la evaluación se encontró que, en promedio, el 8 por ciento de los padres rurales frente a 1 por ciento de los urbanos, no tiene estudios.
 
Entre las madres de los adolescentes escolarizados se evidencia que la mayoría de quienes habitan en zonas rurales solo cuenta con educación primaria, mientras las que viven en áreas urbanas tienen secundaria.
 
Otro hallazgo relevante en la evaluación es que los niños, adolescentes y jóvenes (hombres y mujeres) hijos de padres adolescentes, son más propensos a tener embarazos en esa etapa de la vida.
 
La tarea adelantada por el DNP permitirá establecer una línea de base de resultados del embarazo adolescente y los proyectos de vida de niños, niñas, adolescentes y jóvenes en las poblaciones priorizadas.
 
Otros hallazgos claves
 
La evaluación hecha a partir de las encuestas permitió identificar otros hallazgos inquietantes:
 

  • Mayor riesgo de maternidad que de paternidad temprana, particularmente en zonas rurales.
     
  • En promedio, la edad de la primera relación está entre los 14 y 15 años, y es menor en hombres que en mujeres. Entre los mayores de 17 años, el 61% de los hombres y el 43% de las mujeres ya han tenido relaciones.

  • Entre los mayores de 14 años que contestaron la encuesta, el 12% de los hombres y el 6% de las mujeres manifestaron haber iniciado su actividad sexual antes de esa edad. En este grupo, el 98% de los hombres y el 96% de las mujeres señalaron que han tenido, por lo menos, una relación sexual adicional desde entonces. 

  • El porcentaje de mujeres que tiene un inicio temprano de la actividad sexual es mayor en los hogares más pobres, lo que contrasta con los hogares de mayor ingreso, donde menos del 8% de los adolescentes tienen relaciones antes de los 15 años.
 

  • Más de un tercio de las mujeres que no terminaron educación primaria tuvieron la primera relación antes de los 15 años y, en ese mismo grupo, casi el 80% tuvo relaciones antes de los 18 años. Entre quienes alcanzaron el mayor logro educativo sólo el 5% tuvo relaciones tempranas (antes de los 15 años) y menos de la mitad se inició antes de la mayoría de edad.
 

  • El 54% de los hombres y el 46% de las mujeres encuestadas utilizó condón o preservativo en la primera relación sexual.
 

  • Se evidencia que una proporción importante de los jóvenes con actividad sexual tiene comportamientos de riesgo, ya que más del 40% tuvo por lo menos una relación no protegida.
 

  • Un promedio de entre el 10% y el 12% dice conocer lugares donde pueden consultar sobre temas de sexualidad y han acudido a buscar información con diferencias significativas entre hombres y mujeres.
     
  • El porcentaje de jóvenes que afirma haber recibido asesoría sobre métodos anticonceptivos es bajo: 4%, los hombres y 13% las mujeres, entre el total de encuestados.
 

  • Aproximadamente, el 19% de los hombres y el 31% de las mujeres conocen lugares donde se pueden adquirir anticonceptivos gratis.
 

  • En general, los jóvenes no identifican a sus amigos como una de las fuentes de información más importantes en temas relacionados con derechos humanos, sexuales y reproductivos. La mayoría de jóvenes encuestados afirma que son los padres quienes deberían ser el principal referente de información.
     
  • El 9% de los niños, adolescentes y jóvenes han interrumpido sus estudios.  De ese global (tomado como un 100%), solo el 1% de los hombres lo hizo por el embarazo de su pareja o por irse a vivir con ella, pero en el caso de las mujeres la proporción fue del 28 por ciento.
     
  • La mitad considera que ser padre o madre adolescente no disminuiría sus ingresos y más de la mitad no cree que ser madre o padre antes de los 20 años afectaría su plan de vida.
 

  • Un promedio del 20 por ciento de la población infantil y adolescente en los municipios encuestados ha sido castigado de manera violenta en el hogar.
 

  • En violencia sexual, en promedio, el 8% de los hombres y el 9% de las mujeres encuestadas, reporta haber sido víctima. Se observa que los ataques son cometidos, en su mayoría, por un amigo o amiga.
 

  • Las mujeres de entre 14 y 19 años tienen mayor probabilidad de embarazo que los hombres de ese rango, posiblemente porque ellas tienen parejas de mayor edad.
     

A fortalecer estrategia de prevención

 

A partir de la evaluación, una de las recomendaciones fue pasar el liderazgo de la estrategia de prevención del embarazo adolescente de la Consejería para la Equidad de la Mujer de la Presidencia de la República al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) debido a su presencia territorial y al mandato legal para coordinar las acciones de garantía de los derechos para niños, adolescentes y jóvenes.

La estrategia de prevención  pasará ahora de 192 a 300 municipios que se priorizarán en los departamentos con las mayores proporciones de adolescentes madres o embarazadas y entre aquellos que concentren los nacimientos en menores de 20 años.

La apuesta, consecuente con el Plan Nacional de Desarrollo, está orientada a garantizar a los niños, adolescentes y jóvenes el goce de sus derechos humanos, sexuales y reproductivos y brindar oportunidades para que desarrollen un proyecto de vida.

Aunque el CONPES 147 de 2012 se articula a la estrategia de prevención del embarazo adolescente, el derecho a la educación, a la participación, y al uso adecuado del tiempo libre, Colombia aún presenta grandes retos para la garantía de derechos de grupo de la población.

Por eso habrá una tarea paralela a la de los 300 municipios. De esta manera se aplicará una estrategia para que los gobernadores y alcaldes que inician su gestión en 2016 incluyan en sus planes de desarrollo acciones que garanticen los derechos de la población infantil y adolescente de manera que las regiones contribuyan a disminuir la incidencia del embarazo adolescente en el país.

 

Un drama en las regiones

 

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDS) de Profamilia, el 19,5 por ciento de las adolescentes entre 15 y 19 años han sido madres o se encuentran embarazadas.

Las cifras disponibles a 2010 indican que esta proporción supera el 30 por ciento en cuatro departamentos del país: Vichada, Putumayo, Guainía y Amazonas. En los dos últimos alcanza el 33,8 por ciento y el 35,4 por ciento, respectivamente.

A manera de ejemplo, el registro de nacimientos de Estadísticas Vitales del DANE, registra, en promedio, 150.000 nacimientos anuales en adolescentes de 15 a 19 años y otros 6.500 en niñas de 14 años o menos.

Por eso y tal como insistió el director del DNP, Simón Gaviria Muñoz, durante las Mesas Regionales para la construcción del Plan Nacional de Desarrollo,  la gran apuesta es consolidar la estrategia de prevención y la construcción de proyectos de vida, y disminuir el impacto del embarazo adolescente del 19,5 al 18 por ciento a 2015, garantizando, además, el restablecimiento de los derechos de las niñas embarazadas menores de 14 años.

Esta tarea será liderada por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), en coordinación con los ministerios de Salud, Educación, Trabajo, Cultura, además de la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer y el programa Colombia Joven de la Presidencia de la República, entre otras entidades.​​

Más allá de las cifras, esta situación 'rompe' con el proceso de movilidad social y genera deserción escolar, vinculación temprana al mercado laboral (informalidad) y riesgos a la salud de las madres adolescentes y sus hijos, según el Banco Mundial.

Si se toma la Encuesta de Calidad de vida de 2013 del Dane, en el grupo de las niñas de 10 a 14 años que no asisten a la escuela, un 4,9 por ciento no lo hace por estar en embarazo y, dentro de las adolescentes de 15 a 19 años, esta causa representa el 11,4 por ciento. Es decir que alrededor de 80 mil niñas y adolescentes de 10 a 19 años estarían dentro del sistema educativo de no ser por un embarazo a temprana edad.

Además, el Informe de Seguimiento a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) indica que entre 2005 y 2011 la mortalidad materna fue más alta en el rango de 10 a 14 años (123,98 muertes por cada 100.000 nacidos vivos frente a 53,2 en el grupo de 20 a 24 años).

Según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud de Profamilia, mientras a nivel nacional, la proporción de adolescentes que han sido madres o están embarazadas pasó de 20,5 a 19,5 por ciento entre 2005 y 2010, en las regiones encontramos el siguiente panorama:

 


  • Por encima del 30 por ciento se situaron Amazonas (35,4%), Guainía (33,8%), Putumayo (32%) y Vichada (31,3%), al tiempo que hubo un crecimiento alarmante de los casos de embarazo adolescente (superior a los 10 puntos porcentuales) en Putumayo que pasó de 19,8 por ciento a 32 por ciento,  Amazonas que se movió de 25,5 por ciento a 35,4 por ciento y Vichada de 20,1 por ciento a 31,3 por ciento.

     

  • Otros departamentos que en 2005 estaban por debajo del promedio nacional (20,5%) como Nariño, Cundinamarca y La Guajira, en 2010 lo superaron, al pasar de 13,1 a 21,8 por ciento, de 17,2 a 23,8 por ciento y de 15,4 a 25,8 por ciento, respectivamente.

     

  • En el periodo de análisis lograron disminuir la incidencia del embarazo adolescente, entre otros, Caquetá del 32 al 18,2 por ciento, Meta del 30,1 al 23,1 por ciento; Guaviare del 29,9 al 23,3 por ciento, Cauca  del 28,8 al 23,7 por ciento, y Vaupés del 27,2 al 22,3 por ciento. 

     

  • Entre 2005 y 210, los departamentos donde hubo menos casos de embarazo adolescente fueron Quindío (14,6%), Boyacá (15,8%) y Santander (16,1%).

 

Más allá de reducir la tasa de embarazo adolescente de 19,5 por ciento -que estaba en el 2010- a 18 por ciento en el 2015, el propósito del Gobierno es cumplir y mantenerla por debajo del 15 por ciento tal como lo propuso Colombia para cumplir los Objetivos del Milenio (ODM).

 
Plan de Desarrollo
 
La estrategia planteada en el Plan Nacional de Desarrollo para reducir la incidencia del embarazo adolescente del 19,5 al 18 por ciento en 2015, comienza con el fortalecimiento intersectorial entre las diferentes instancias del Estado, en lo nacional y local e  incluye puntos como:
 
  • Promoción del desarrollo humano y los proyectos de vida. Orientada a propiciar condiciones adecuadas para que la familia, las instituciones y demás entornos sociales, le permitan a los menores de edad disfrutar de una calidad de vida digna, gozar de salud, y participar en las decisiones que les afectan. 
  • Consolidación de la oferta de servicios de atención en salud sexual y reproductiva, de educación de la sexualidad y de formación en competencias para la promoción de los derechos humanos sexuales y reproductivos.

  • Monitoreo, seguimiento y evaluación de las acciones para la prevención del embarazo en la adolescencia. Además de cumplir con el principio de rendición de cuentas, a través de la estrategia se ampliará la cobertura de la oferta de servicios de salud sexual y reproductiva, especialmente en regiones con mayor incidencia de maternidad temprana y áreas rurales.
 
Un tema mayor en las acciones propuestas dentro del Plan Nacional de Desarrollo tiene que ver con la convivencia escolar.
 
Se trata de hacer efectiva la Ley 1620 de 2013, la cual busca prevenir y mitigar la violencia escolar y el embarazo adolescente, así como fortalecer la formación ciudadana en de los colegios.
 
Además, de crear una ruta de atención en casos de violencia y un sistema único de información nacional para reportar los hechos de violencia y de embarazo en adolescentes, la Ley da la posibilidad de brindar incentivos a quienes cumplan las exigencias y expectativas de la convivencia, así como imponer sanciones a quienes no lo hagan.
 
La estrategia de prevención del embarazo adolescente tendrá en el sector educativo un aliado estratégico en algunas de las propuestas incluidas en el proyecto de Ley del Plan:

  • Jornada única en establecimientos educativos públicos Permitirá que en preescolar los niños permanezcan mínimo seis horas en sus instituciones, mientras que los de educación básica y media serán siete horas.​
  • Obligatoriedad del grado 11 Esta disposición permitirá no solo se reducir la deserción de estudiantes entre los grados noveno y décimo, sino que facilita y amplía el acceso de los jóvenes a la educación superior.
 
  • Atención integral a niños y jóvenes Cuando los niños cumplan los cinco años y salgan de la estrategia de Cero a Siempre para vincularse al sistema educativo continuarán siendo atendidos integralmente hasta que cumplan los 18 años.
 
Una mirada al mundo
 
El tema del embarazo en adolescentes de 15 a 19 años y en menores de 15 años es un fenómeno mundial, crítico en las naciones en desarrollo.
 
El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en su informe del 'Estado de la población mundial en 2013', señala que alrededor del 19 por ciento de las jóvenes en países en desarrollo quedan embarazadas antes de los 18 años de edad. Son 7,3 millones de partos de adolescentes cada año, de los cuales unos dos millones se presentan en niñas menores de 15 años.
 
Para América Latina y el Caribe, la tasa de natalidad en adolescentes de 15 a 19 años llega a 79 por cada mil, pero si se agregan las niñas menores de 14 años dicho índice alcanza 84 por cada 1.000.
 
El embarazo en adolescentes también se presenta en países desarrollados con 680.000 partos anuales. Estados Unidos, por ejemplo, registró 329.772 casos en 2011, de acuerdo los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.
 
Entre los estados miembros de la OCDE, México tiene la tasa de natalidad más alta (64,2 por cada 1.000 nacimientos) en adolescentes de entre 15 y 19 años, mientras que Suiza tiene la más baja, con 4,3.
 

  • Alrededor del mundo encontramos los siguientes datos relacionados con el embarazo adolescente:
     
  • Diariamente 20.000 niñas dan a luz.
     
  • Cada año se registran 70.000 muertes en adolescentes por complicaciones del embarazo y del parto.
     
  • Anualmente se practican 3,2 millones de abortos inseguros entre adolescentes. ​
Imprimir Comparte esta publicación Compartir en Facebook Compartir en Twitter
ARCHIVO
Número de visitas: