El efecto esperado del cambio climático frente a un escenario de no hacer nada, causaría una pérdida promedio anual del PIB de 0,5% durante el 2011-2100.  Equivale a 3.828 miles de millones de pesos (3,8 billones de pesos) al año. 
  • Con el lanzamiento de las mesas de trabajo "Modelos de innovación financiera", el DNP inicia un nuevo ciclo de trabajo que conduzca al desarrollo de pilotos no solo en Colombia sino también a nivel mundial.

Bogotá.  Los efectos del cambio climático podrían generar pérdidas inminentes en la economía, siendo el agrícola el sector más afectado, con una reducción en su promedio anual de 7,4%, entre los años 2010 y 2100.

 
En caso de no implementar medidas para lograr esa adaptación, la principal consecuencia económica sería la pérdida promedio anual del PIB de 0,5%, durante el periodo 2011-2100, equivalente a 3.828 miles de millones de pesos (3,8 billones de pesos) por año. El impacto sería igual a sufrir cada cuatro años pérdidas comparables a las del fenómeno de La Niña 2010-2011 (ese crecimiento no compatible con el clima le costó a Colombia  $11,2 billones en ese lapso). En 2030 la pérdida en PIB será de 0,48%, mientras que en 2100 alcanzará el 0,62% del PIB, después de evaluar cinco sectores indicados.
Estas son algunas de las conclusiones de Simón Gaviria Muñoz, director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), en su presentación en el lanzamiento de las mesas de trabajo "Modelos de innovación financiera", organizado por DNP, Asobancaria, Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Protocolo Verde, PNUD, PNUMA y Frankfurt School of Finance & Management.
 
"Este Gobierno notó que el ambiente es un tema importante y lo convirtió en un pilar en el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 como una estrategia transversal denominada Crecimiento Verde. Le asignó metas específicas en reducción de carbono, en reducción neta de deforestación en la Amazonia, cambios en el uso de fertilizantes para el agro", explica Gaviria Muñoz.
 
Estas conclusiones del DNP se alinean con la coyuntura de las metas económicas  del Gobierno, cuando Juan Manuel Santos expresó el pasado 20 de julio su compromiso con la reducción de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en un 20% a 2030, que será suscrita ante la COP21 en París, en diciembre próximo. Y a ocho planes de acción sectoriales de mitigación para la implementación de la Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono.
 
Algunas de las conclusiones del DNP se basan en el "Estudio de Impactos Económicos del Cambio Climático" (EIECC), un proyecto liderado por la entidad para estimar los costos del cambio climático y formular acciones para reducir impactos y aprovechar oportunidades. Este estudio se hizo en alianza con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Cepal.
 
"Se estimó el impacto sobre toda la economía usando el modelo de equilibrio general computable de cambio climático para Colombia, Se calculan los costos económicos de eventos extremos asociados al clima: impactos de desastres sobre el crecimiento del PIB, asociación entre población localizada en zonas de amenaza y nivel de afectación, y escenario de efectividad de política de gestión de riesgo de desastres", agrega el director del DNP.
 
1.    ¿Qué es el cambio climático?
 
Es la modificación estable y durable en la distribución de los patrones de clima en periodos de tiempo que van desde décadas hasta millones de años. Estos cambios se producen a muy diversas escalas de tiempo y sobre parámetros meteorológicos: temperatura, presión atmosférica, precipitación, nubosidad. Se deben tanto a causas naturales como antropogénicas (efectos producidos por las actividades humanas sobre el clima).
 
2.    Los resultados del estudio: el agro, el sector más afectado
 
El estudio analizó el impacto en productividad que ocasionaría el cambio climático sobre cinco sectores (agricultura, ganadería, forestal, pesca y transporte) y estima cómo se propaga sobre la economía. También evalúa la relación entre el crecimiento económico y los desastres asociados al clima.
El sector económicamente más afectado por este fenómeno es el agropecuario, que tendrá pérdidas de 504.000 millones de pesos al año: con pérdidas anuales de 7,4% en los rendimientos agrícolas
"El cambio climático afectaría principalmente a las familias de más bajos ingresos. El grupo de familias que se encuentra en el 20% más pobre del país podrían ver reducido su capacidad de consumo anual en 2,5%. Lo anterior se debe a impactos en los precios de los alimentos derivados del cambio climático", explica Gaviria Muñoz.
Los otros tres sectores que mostrarán impactos con déficit son Transporte (-5,9%), Pesca (-5,3%) y Ganadería (-1,6%). El único que muestra superávit es el Forestal, que con un 6,2% anual demuestra que con el cambio climático presenta aumentos en la producción potencial por hectárea.
 
3.    Las cifras de la agricultura:
 
   Se analizaron tres cultivos relevantes para la seguridad alimentaria: maíz, papa y arroz.
 En conjunto, estos cultivos suman cerca del 17% del área total sembrada en el país.
 Los resultados muestran que de acuerdo con los escenarios del IDEAM el cambio climático afectaría la producción de maíz tecnificado y papa, y podría favorecer cultivos como arroz aunque el efecto puede llegar a ser diferenciado entre regiones y escenarios.
El maíz tendría una reducción promedio de rendimientos del 21%.
La papa, del 14%
 El arroz, un aumento promedio del +0,2%
 Los efectos son diferenciados por región.
PAPA: Nariño y Cundinamarca serían los más afectados. La afectación estaría relacionada con mayor ocurrencia de períodos de precipitación irregular (lluvias concentradas en períodos cortos y largos períodos sin lluvia) y en los incrementos de la temperatura del aire que afectan diversos procesos fisiológicos del cultivo.
MAÍZ: Córdoba y Tolima son los más afectados, debido a disminución de precipitación, aumento de evapotranspiración.
ARROZ: Aumentos en Huila y Norte de Santander. Reducción en Tolima y Casanare. Los aumentos productivos se podrían asociar con mejores condiciones de luminosidad y temperatura para este cultivo, que se agregaría al uso de sistemas de riego de alta tecnología que se ha venido realizando en los distritos de riego de las zonas arroceras de Tolima, Huila y Norte de Santander.
Los impactos departamentales son el promedio de impactos por cultivo. Por ejemplo, en Tolima el impacto del 8,4% es la reducción promedio de arroz y maíz.
 
 
4.    Vulnerabilidad de Colombia al cambio climático
 

Sin incluir la Orinoquía y la Amazonía, el 77% del país se encuentra en amenaza media, alta o muy alta de movimientos en masa.
 
Colombia presenta la tasa más alta de Latinoamérica de desastres, más de 600 cada año (Banco Mundial, 2014).
 
Cerca del 37% del territorio nacional podría enfrentar riesgos de desabastecimiento de agua en periodos secos
 
5.    Escenarios de cambio climático precipitación media 2071-2100
 
El 27% del territorio nacional presentaría disminuciones de la precipitación entre 10% y el  30% (Amazonas, Vaupés, sur del Caquetá, San Andrés y Providencia, Bolívar, Magdalena, Sucre y norte del Cesar).
Aproximadamente el 14% del territorio tendría aumentos entre 10% y el 30% (Nariño, Cauca, Huila, Tolima, Eje Cafetero, occidente de Antioquia, norte de Cundinamarca, Bogotá y centro de Boyacá).
 
6.    Meta de reducción de emisiones de gases efecto invernadero
 
Durante la instalación de las sesiones del Congreso el pasado 20 de Julio, el Presidente Juan Manuel Santos anunció la meta de reducir en un 20% las emisiones de gases efecto invernadero con respecto al escenario tendencial. La estimación de esta meta es el resultado de un trabajo riguroso realizado por la Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono, mediante un proceso técnico y participativo con representantes de sector público y privado y los resultados de las investigaciones de la Universidad de los Andes.
Con base en las modelaciones económicas realizadas, se estima que la implementación de esta meta tendrá un efecto económico positivo en el largo plazo, aunque con  impacto negativo en el corto plazo.
Para la definición de la meta se evaluaron más de 60 medidas de mitigación de Gases Efecto Invernadero, donde cincuenta tienen una costo efectividad negativa, es decir que sus ahorros son mayores a los costos de implementación, mientras que las demás tiene un costo de implementación que varía entre los 0 y 30 dólares por tonelada de CO2 reducida.
 
7.    Objetivos del Crecimiento Verde:
 
Avanzar hacia un crecimiento sostenible y bajo en carbono
​Proteger y asegurar el uso sostenible del capital natural y mejorar la calidad y gobernanza ambiental
Lograr un crecimiento resiliente y reducir la vulnerabilidad frente a los riesgos de desastres y al cambio climático
 
Metas del cuatrienio (El Plan plurianual del Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 propone para la estrategia de Crecimiento Verde inversiones hasta por $16 billones):
 

  • Aumentar el transporte de carga por modos férreo, fluvial y aéreo, sin incluir carbón, de 1,4 millones de toneladas en el 2014 a 2 millones en el 2018.
  • Subir el porcentaje de viajes realizados en modos sostenibles en 8 ciudades (transporte público y medios no motorizados) de 27% en 2014 a 40% en 2018.
  • Incrementar la capacidad instalada de fuentes no convencionales y energías renovables en el sistema energético nacional de 9.893 (MW) en 2014 a 11.113 (MW) en 2018.
  • Disminuir de 120.000 a 90.000 hectáreas la deforestación anual en 2018
  • Declarar a 2,5 millones de hectáreas de áreas protegidas.
  • Delimitar la totalidad de páramos del país, protegiendo entonces el 50% de los páramos del mundo.
  • Incrementar el número de estaciones de monitoreo de amenazas geológicas, hidrometeorológicas y oceánicas  de 834 en 2014 a 1.460 en 2018.
  • Alcanzar 68 municipios con documento de lineamientos para incorporar la gestión del riesgo de desastres en la revisión y ajuste del POT.
  • Reducir la condición de riesgo en la población dentro del proceso de reconstrucción de La Niña 2010-2014 (4 macroproyectos) alcanzando una cobertura de 2.784.050 personas al 2018.
 
8.    El cambio climático como oportunidad de negocio
 
En el 2013 se conformó la Comisión Global sobre la Economía y Clima con el objetivo de examinar la viabilidad de alcanzar un crecimiento económico duradero al tiempo que se le hace frente a los riesgos del cambio climático. Esta comisión se encuentra presidida por el ex Presidente de México, Felipe Calderón y de ella también hacen parte otros ex jefes de estado, ex ministros de economía y líderes de la economía y los negocios.​​
En su reporte del año 2015 titulado Aprovechando la oportunidad global: Alianzas para el mejor crecimiento y un mejor clima, se identifican diez oportunidades económicas claves que podrían cerrar hasta el 96% de la diferencia entre las emisiones en un escenario tendencial o 'Business-as-Usual' y el nivel necesario para limitar el cambio climático a 2ºC. Lo cual significa que es posible generar crecimiento económico duradero al mismo tiempo que reducen los inmensos riesgos del cambio climático.​